Publicado el Deja un comentario

Ciencia para niños a domicilio.

Cómo hice que a mi hijo le picara el gusanillo de la ciencia.

ciencia para niños

Hace unos años una buena amiga profesora me contaba llena de orgullo cómo había conseguido que a su hija le picara el gusanillo de la ciencia y esa historia, sin yo saberlo, cambió mi forma de ver las cosas desde entonces.

Mery me contaba que como muchas otras madres, libraba a diario una batalla con su hija de cinco años para separarla de las pantallas. Su círculo social, el ritmo frenético de los trabajos, coles, actividades extraescolares, etc… no le permitía dedicar todo el tiempo de calidad que quería para estimular a su hija.

Pero entonces, leyó un artículo de una reconocida universidad estadounidense donde hablaban de la educación STEM y cómo buena milenial con Google como extensión de su brazo, se puso a ‘bichear’ sobre ello en la red.

Así descubrió que el aprendizaje mediante la experimentación resultaba ser un método de aprendizaje muy efectivo a la hora de estimular a los pequeños en la ciencia y la tecnología, entre otros campos.

Cajas mensuales para niños

Por aquel entonces Mery vivía en Estados Unidos y por eso, en su exhaustiva búsqueda en la red, se encontró con numerosas empresas que le ofrecían el envío mensual de proyectos y libros educativos adaptados a la edad de su hija.

Decidió probarlo sin ninguna expectativa, pues su hija era de ‘concentración escasa’, es decir, el interés por las cosas no le duraba más de un minuto. Pero su sorpresa fue en aumento cuando recibió la primera caja, que ese mes hablaba sobre los procesos de los colores en la naturaleza e incluía varias manualidades para hacer un arco iris de luz y otro de agua, además de un libro muy entretenido y un montón de pegatinas, curiosidades y pequeños juguetes.

Su hija muerta de curiosidad se puso a probar, tocar y experimentar con todo, convirtiendo su casa en un laboratorio improvisado, pero además compartiendo sus logros con sus padres, partícipes en la odisea. Durante varios días la pequeña siguió entusiasmada con todo lo que tenía que ver con el arco iris haciendo preguntas y queriendo averiguar todos los detalles, pero además le dijo varias a veces a su madre:’¿Cuándo llegará la siguiente caja sorpresa, mamá?’

Así fue, como Mery encontró la forma de despegar a su hija de las pantallas para centrar su atención en la ciencia. Descubriendo cada mes un fenómeno nuevo. Tocando, probando y experimentando con sus padres.

Cajas educativas Caperucita Rebelde

Y esto que mi amiga encontró en un abrir y cerrar de ojos en Estados Unidos, a mí me costó la vida encontrarlo en España, y por eso me dije. ‘¿Y por qué no vamos nosotros también a crear gusanillos de la ciencia desde chiquitines?’

Y así nacieron nuestras divertidas cajas educativas para niños, pensadas para trabajar la creatividad y el desarrollo de los peques trabajando un proyecto diferente cada mes, a través de un libro de temática inclusiva, actividades, proyectos STEM y juguetes educativos.

Si estás pensando en un regalo distinto y no tan material, es probable que este sea el regalo más original para niños que hayas imaginado nunca.

Si quieres saber más sobre la metodología STEM no dejes de echar un ojo a este estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *